lunes, 24 de febrero de 2014

Loco por la magia

El peque es un obsesionado de la magia, empezó bastante pronto cuando por conseguir quitarse el pañal, con dos años y medio, le regalamos un juego de magia de Dideco. La caja contenía muchos juegos accesibles para niños (más mayores que el mío) y una capa, un gorro, una varita y un conejo.

Recuerdo que el día que se lo dimos teníamos música en Madrid y al le dio igual, fue a su clase con todos los chismes puestos por el autobús, el metro feliz y contento de ser un mago. 

Poco después heredó una caja de Magia Borras de sus primos y otra de su padre y se pasaba horas jugando (a su manera) con los trucos y en algunas ocasiones destrozándolos.

Durante estos años le hemos llevado a ver algún mago y su reacción es la de quedarse embelesado. Estas Navidades en Navifun pudimos acceder al espectáculo de magia y tuvimos la inmensa suerte de que le sacará de ayudante, no os podéis imaginar lo contento que se puso y lo profesional que fue a pesar de tener solo 4 años.



Cuando por recomendación de mis compis de Madrid de Sapos y Princesas vi que en el Circo Price estaba un festival de Magia dirigido por Jorge Blas no lo dudé y compramos las entradas.

Nos encantó, tanto a su padre y a mí como a mi hijo, en dos horas no se movió de la silla (salvo casi al final que ya no pudo aguantar más y tuvo que ir al baño). Flipaba con cada truco, alucinaba cuando desaparecían o cuando Jorge Blas se puso a volar, su cara era una mezcla de alegría, admiración y felicidad absoluta.

Le compramos la bolsa de trucos de magia de Jorge Blas y se pasó toda la tarde haciendo trucos, ensayando y tuve que grabarle porque quería que se los mandase a sus primos.


Tengo un mini mago en potencia en casa y me encanta verle tan feliz. ¿Qué tendrá la magia que a todos nos atrapa?

1 comentario:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...