martes, 23 de septiembre de 2014

Quisiera ser tan alta como la luna...

O no!!

Siempre fui la niña más alta de la clase, tanto en el colegio como en el instituto, la palillo, la jirafa, la gigante... los niños se metían conmigo como con cualquier otro, unos por ser bajitos, otros por llevar gafas, otros por ser empollones.

Ser alta no era lo peor que te podía pasar pero tampoco era una gran ventaja y reconozco que algún momento malo tuve hasta que un día hablando con la súper mega guapa del instituto, la más diva, la más codiciada por todos me dijo "lo que daría yo por ser 5 centímetros más alta" y en ese momento algo cambió en mi, me di cuenta que hasta el más perfecto ansia lo que no tiene.

Irene va a ser muy alta, o eso parece según el ritmo que lleva, su pediatra la dice que va para modelo por las piernas que tiene y yo la veo crecer a un ritmo vertiginoso y me da miedo, no quiero que sufra, no quiero que sea la diferente, no quiero que en su foto de comunión les saque una cabeza a todos como me pasó a mi o que lloré porque el chico que le gusta mida diez centímetros menos que ella.

Si esto sigue así me tocará trabajar mucho con ella, demostrarle que ser alta es algo bueno, que tiene muchas ventajas, que por ejemplo podrá lucir unas piernas de impresión y jugar en el equipo de baloncesto de la Universidad (como la tita Meli). No quiero que mi hija viva acomplejada por su altura.

Tal vez me esté anticipando al futuro o tal vez sea una visionaria, en esto tan sólo nos queda esperar.

4 comentarios:

  1. No te adelantes a acontecimientos que no han pasado , tendemos a reflejar nuestras propias historias en nuestros hijos y ya de alguna manera les estamos predisponiendo a qué suceda lo mismo ( es sicológico y sucede mucho), y quizás ni sea así , han pasado años y seguramente esa percepción ha cambiado . De manera natural debes de reforzar su autoestima , sin hacer hincapié en su altura , y canalizar una buena salida para ello , ya sea que juegue al baloncesto donde estará con chicas tan altas como ella o como modelo . Y es cierto , todos deseamos lo que no tenemos . Y la altura más!!! Que escasea ,jajaja.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo como tu, la mas alta, y en la q no se fijaban los chicos porque les sacabas 10 o mas centimetros.Momentos malos ? Creo q todos los niños y adolescentes, por una cosa o por lo contrario. Y desafortunadamente hagamos lo q hagamos no libraremos a nuestros hijos d q tb tengan esos sentimientos. Habra q demostrarles q todo tiene negativo y POSITIVO.Yo disfrute mucho con mis años d basquet

    ResponderEliminar
  3. la "tita" Meli23 de septiembre de 2014, 21:11

    Ains... Te entiendo perfectamente, ya lo sabes... pantalones largos que te quedan cortos, faldas que parecen cinturones... y los chicos... ay...
    Siendo positiva y realista, la edad del pavo la pasamos todos y, si en algo debemos ser distintos, la altura es el menor de los males... Con los ojazos que tiene la enana y la melenaza que lucirá (antes o después), chica, la altura completa el pack!
    Sea como sea, transmitiéndole seguridad, normalidad y confianza, no creo que le suponga ningún problema.
    Yo me ofrezco a ayudar al padre para ir practicando con la canasta!
    Besos,

    ResponderEliminar
  4. La adolescencia llegará y llegaran los cambios y si no es uno será otro pero todos tendrán algo que no les gustará o ansiarán lo que tiene el de al lado, y así debe ser ya que es la única forma natural que tienen de aprender y crecer en la vida. Altos, bajos, cabezones o tímidos, siempre habrá algo con lo que no estén conformes, lo único que nos queda a los padres es reforzar su autoestima y enseñarles que la vida va más allá de los cánones que nos quieren imponer.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...