martes, 9 de septiembre de 2014

Gestos de amor

Eric es un grandísimo hermano mayor, no me cansare nunca de decirlo, pero el otro día tuvo un gesto que me llego al corazón.

Mi precioso niño siempre ha tenido su muñeco de apego, Pepe, que lleva con mostros ya 5 años. Durante sus primeros 3 años el muñeco fue una parte imprescindible de nuestro día a día y después poco a poco el mismo le fue necesitando menos, al principio dejó de necesitarlo por el día hasta que llegó una noche que tampoco quiso dormir con él.
Pepe sigue en casa, en la cama de mi hijo y muy de vez en cuando Eric le coge, le espachurra un rato y luego lo deja otra vez. Si nos vamos de viaje o se va a dormir a casa de su abuelo o con su tía lo mete dentro de la maleta pero no lo saca, es como un comodín que quiere seguir teniendo en la manga.

Hace unos días Irene se puso a lloriquear, algo muy raro en ella, y Eric se fue corriendo a su habitación cogió a Pepe y se lo dio.

Me sorprendió el gesto pero más me sorprendió su comentario "toma Irene este es Pepe, yo ya no lo necesito pero ya verás cómo te va a cuidar muy bien"

Fue tan bonito que no supe reaccionar, mi hijo le daba a su hermana el juguete más preciado que ha tenido en su vida y se lo da como dice él "para siempre" porque "yo ya soy mayor y sé que Pepe va a cuidar muy bien de mi hermanita", ¿no es bonito?


Es un gesto tan grande, de amor tan incondicional a su hermana que estamos impresionados, ojala siempre se quieran tanto.

Pepe está un poco maltrecho después de tantos años pero parece que Irene ha entendido la importancia del juguete y ahora no se desprende de él, ¿se convertirá en su muñeco de apego?

4 comentarios:

  1. Me ha puesto la carne de gallina, qué bonito!!! <3

    ResponderEliminar
  2. Ay qué tierno, me he emocionado y todo :)

    ResponderEliminar
  3. que bonito me e emocionado mucho es lo mas precioso que puede hacer que siga asi queriendo a su hermana

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...